Luna en la 2a Casa

Aquellos con la Luna en la segunda casa tienen una necesidad esencial de seguridad material y financiera. El bienestar emocional del individuo a menudo depende de la estabilidad. La persona puede sentirse más segura rodeada de las comodidades y posesiones de su hogar. Los aspectos estresantes de la Luna (cuadrado y oposición) pueden mostrar episodios de inseguridad en la infancia alrededor de la sensación de tener suficiente. El área de la vida donde se encuentra la Luna es donde expresamos nuestras necesidades emocionales y deseamos recibir atención y ayuda emocional. La mujer puede ocupar un lugar destacado en los asuntos monetarios y sus herencias pueden ser hereditarias a través de la familia. El individuo a menudo tiene un instinto para el dinero, la adquisición de posesiones y la propiedad. Invertir y proteger lo que poseen es importante para estas personas. También suelen poseer una intuición financiera, especialmente cuando se trata de cosas de valor. La persona puede estar interesada en cosas del pasado y coleccionar antigüedades.

Los recursos se pueden gastar en el hogar y en el cuidado de la familia, pero a veces gastan emociones y se complacen en purgas de compras cuando se sienten inseguros. Sin embargo, muchos tienen la misma probabilidad de tener dinero escondido en caso de una emergencia. La Luna colocada en la segunda casa también puede significar alguien que es codependiente de las finanzas de los demás y a quien le gusta que lo cuiden financieramente. La Luna tiene que ver con la crianza, el cuidado y la empatía, por lo que tal vez esta persona ha permitido que la familia dependa demasiado de ellos para su seguridad. El individuo puede hacer todo lo posible para mantener a su familia y, a veces, para protegerse a sí mismo, logra asegurarse dinero de varias fuentes y no siempre a través de la manipulación. También puede haber dificultades para separarse de objetos que debilitarían su sentido de seguridad, ya que les encanta coleccionar cosas.

Se puede ganar dinero a través del aspecto lunar de la naturaleza a través del cuidado, la enfermería, la comida o la vivienda. Estas personas pueden tener un enfoque muy emocional del dinero y el lugar donde se coloca la Luna puede ser un punto muy sensible en la carta. La Luna es también el lugar donde se siente emocionalmente hambriento y los ingresos y la seguridad están sujetos a sentimientos de inseguridad y necesidades emocionales profundamente arraigadas. Los sentimientos inestables de autoestima y posesividad hacia una pareja pueden ser otro rasgo obvio. La luna es muy receptiva a lo que es de propiedad personal y a menudo hay una especie de sentimentalismo con objetos y personas de valor personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.